Clínica Maria Cristina – Optica, Audiología, Psicotécnico, Psicologia

C. San Pablo, 6

Tomelloso, (C. Real)

Teléfono

926 50 80 59
646 96 82 97

Mail

centromcristina@gmail.com

Hablamos de bullyng y ciberbullyng

Psicología
Tonino Tarquini Psicólogo

Tonino Tarquini: «El acoso no afecta solo a la víctima, también salpica a su círculo más íntimo»


Nuestro psicólogo Tonino Tarquini, en esta entrevista trata el tema del bullying y ciberbullying, ofreciendo algunas sugerencia a quien lo sufre y su entorno más directo.

 

El termino Bullying apareció en la literatura sobre finales de la década de los años 70 del pasado siglo gracias al psicólogo sueco-noruego Dan Olweus. El psicólogo recientemente fallecido, ha sido una de las figuras de referencia en el campo de la investigación sobre el acoso escolar. El investigador define el bullying como el maltrato entre alumnos en el ámbito de un centro educativo. Refiriéndose de forma específica a una situación de violencia física o mental dirigida hacia una persona o grupo desprotegido, por parte de una persona o grupo que ejerce una posición de poder y control.


En una conducta de bullying, nos cuenta Tarquini, intervienen diferentes actores, además de la relación diádica y tóxica que se genera entre el acosador y el acosado, participan, y tienen un rol determinante en su desarrollo, tanto los espectadores pasivos como los activos. El bullying “es un ejemplo de acoso que se consuma en ámbito escolar o académico, es una forma de maltrato intencionado que en circunstancias llega a ser hasta cruel”.

Aclara Tonino Tarquini que el acoso o bullying afecta no solo a la víctima directa, también a su círculo más íntimo y cercano se ve implicado, “y me refiero a las familias en especial modo que sufren este tipo de comportamiento indigno y tan perjudicial”.

La edad crítica en la cual se presentan más episodios de bullying es entre los 10 y 11 años y los 15 y 16 años. Esta franja de edad que comprende la pubertad y la adolescencia es clave, es la etapa de los cambios físicos y cognitivos, del desarrollo de pensamientos abstractos y justo en esta etapa el grupo de apoyo primario deja de ser la familia o los padres y pasa a ser el grupo de iguales, señala el psicólogo.


Esta etapa de cambios para la mayoría de los chicos es un momento mágico de apertura al mundo de conocimiento y aprendizaje, pero por otros se puede transformar en la peor de las pesadillas.


Ahora un pequeño paréntesis es obligado, reconoce nuestro experto que el acoso siempre ha existido, “pero lo preocupante en la sociedad actual son los niveles y dimensiones alcanzados. La tendencia más preocupante es que los casos de bullying como de ciberbullying, crecen de forma exponencial tanto en cantidad como en gravedad con el paso del tiempo. Así como se reduce la edad de inicio”.


En la mayoría de las víctimas de bullying se genera un cierto sentido de frustración e indefensión aprendida, subraya, que le impide salir del círculo vicioso que se genera con el agresor. El agresor disfrutando de su posición dominante ejerce conductas verbales, físicas o psicológicas con el fin de agrandar o reforzar su estado o posición de liderazgo entre el grupo de iguales, o en circunstancias más perturbadoras alimentar una gratificación de placer más intrínseca, apunta el especialista. En línea general el patrón de un agresor se asocia “al de un sujeto que suele tener mayor reconocimiento social y goza del respaldo tácito y explícito del resto de los compañeros. A diferencia del acosado cuyo patrón de conducta se asocia a una serie de rasgos que refuerzan su posición de víctima indefensa, y de los cuales hablaremos más adelante”.


—¿Qué Diferencia hay entre el Cyberbullying y Bullying?

—El Ciberbullying nace de la mezcla entre el bullying clásico y las nuevas tecnologías, y sobre todo las redes sociales. El ciberbullying a diferencia del bullying es más difícil de detectar, es una forma de bullying más discreto y taciturno, pero al mismo tiempo presenta un potencial mucho más perjudicial y peligroso del bullying tradicional o clásico.

La principal diferencia se encuentra en el medio en el cual se desarrollan. Mientras el bullying clásico se desarrolla en un entorno más físico ( y circunscrito), como puede ser el aula, el recreo o casi siempre en un ámbito académico. El Cyberbullying es más difícil de detectar, ya que el medio de propagación no presenta límites físicos. La variable principal que hace aún más despiadado y cruel el ciberbullying , hasta sádico en situaciones puntuales, es el anonimato detrás del cual suele esconderse el acosador. El acosador en el caso del ciberbullying actúa de forma más cruel protegido por su anonimato, y seguro, ya que evita una exposición física.

El ciberbullying se puede perpetuar 24 horas al día y sietes días la semanas sin límites de espacio y tiempo, lo que hace la respuesta de activación psicofisiológica del acosado constante. Sin descanso, sin la posibilidad de encontrar un espacios protegidos.


Mientras que el bullying termina por salir a determinados ámbitos, como el escolar, el virtual continua y se perpetúa además que refuerza en el tiempo y en el espacio gracias al medio de base, de propagación como dicho antes potencialmente infinito.


—¿Qué hay detrás de una conducta de Bullying?

—Estudios confirman algunos factores ambientales, sociales y personales que pueden favorecer las conductas de bullying o cyberbullying.


Si nos referirnos a las características de un acosador se suelen encontrar una serie de rasgos de personalidad como de factores comunes entre los cuales cabe destacar: estructuras familiares conflictivas o desestructuradas, un bajo control por parte de los progenitores, exposición frecuente a episodios de violencia doméstica, estilos de educación paternales centrados en el dejar hacer o en el caso contrario un exceso de autoridad entre varios. Los acosadores en líneas generales carecen de empatía además de otras habilidades sociales. Ahora bien, tened claro que no todas las personas expuestas a este tipo de circunstancias desarrollan un perfil clásico de acosador, pero sin duda son variables precipitantes.


El acosador presenta una personalidad autoritaria, que necesita afianzar y reforzar constantemente. El poder o control que ejerce sobre sus víctimas además de las conductas antisociales, añadidos a una cierta impulsividad de base con baja tolerancia a la frustración trazan una silueta bastante indicativa del acosador desde el punto de vista psicológico. Los acosadores presentan además un bajo respeto a la autoridad y desde allí surge una conducta desafiante con profesores y mayores.


El acosador se perpetúa en sus conductas negativas a veces por el aprendizaje basado en refuerzo externo que recibe por el grupo de iguales…

Si las conductas negativas o desadaptativas como disfuncionales fueran castigadas o denunciadas desde el principio el acosador perdería el reconocimiento y aprobación social y en consecuencia el refuerzo se transformaría en un castigo social, que podría ayudar en la finalización de la conducta.


Sin embargo también las víctimas presentan una serie de rasgos biológicos, personales y ambientales que la suelen caracterizar. Las víctimas en línea general suelen presentar un perfil psicológico débil, con una cierta tendencia a desarrollar ansiedad y bajo estado de ánimo, además de un déficit en habilidades sociales y en relaciones interpersonales. Los acosados presentan además una mayor sensibilidad emocional, suelen ser más callados, y a veces como remarcaba el mismo Olweus, parecen más inseguros, con poca confianza en sí mismo y una baja autoestima. Los modelos familiares que acompañan a las víctimas de bullying por lo general son modelos que se asocian a una sobreprotección en ámbito doméstico.


Uno de los principales problemas que es clave en la perpetuación del bullying y ciberbullying es la perpetuación de la ley del silencio. Por miedo o por vergüenza el acosado no suele contar lo que le está pasando. A veces se genera como una cierta normalización por parte del acosado.


El bullying femenino es más sutil, más psicológico. Entre las chicas la exclusión social es el principal rasgo distintivo de bullying .


Las chicas han encontrado en el cyberbullying un caldo de cultivo adecuado para iniciar y perpetuar sus conductas de acoso, ya que como confirman las estadísticas la mayoría de los casos de abusos en la red están relacionados con chicas.

Mientras el bullying entre chicos se asocia en línea general a conductas más físicas, de poder y agresividad.


—¿Qué hacer? ¿Qué consejos podemos dar a los padres?

—El acoso en general no afecta no solo a la víctima directa, también salpica a su círculo más íntimo y me refiero a las familias en especial modo.


El bullying y el ciberbullying entran en las casas de miles personas y alteran sus dinámicas dejando un cierto sentido de impotencia y frustración.


Todos los padres tienen que ser consciente que dicho tipo de conducta es una realidad y sus propios hijos pueden ser víctimas o espectadores del mismo.


A los padres aconsejo o, mejor dicho, sugiero prestar atención a determinadas conductas que pueden ser la antesala o señales de que algo no está funcionado, entre las cuales remarco siempre: Fracaso escolar, somatización física de problemas psicológicos, depresión como ansiedad, un cierto desajuste social y en casos extremos (aunque es una realidad que no tenemos que ocultar) puede llegar a la puesta en marcha de conductas autolíticas.


Entiendo y comparto la preocupación de padres que acuden a mi consulta siento sus dudas, sus inseguridades y sobre todo sus miedos. El contexto escolar ha cambiado, así como ha cambiado las relaciones entre iguales.


Los padres a veces se sienten descolocados e indefensos al NO saber qué hacer y cómo poder ayudar a sus hijos.


Uno de los primeros pasos es crear en el seno de la familia un ambiente que favorezca el diálogo y la comunicación, basada en la escucha activa, evitando juzgar o pasar por alto temas que para un adolescente son determinantes.


Pedir ayuda a expertos puede ser de gran ayuda con el fin aliviar el malestar psicológico que sufre el acosado.


Tratar la ansiedad, la angustia, la tristeza crónica y al mismo tiempo potenciar o reajustar un buen nivel de autoestima es clave en el proceso de superación de un episodio de bullying o ciberbullying.


Hacer que un episodio tan desagradable, mezquino e innoble se pueda transformar en un episodio de crecimiento y de resiliencia.


A los padres les digo siempre de evitar la sobreprotección como al mismo tiempo pasar por alto episodios señalados. Se trata de mantener un adecuado equilibrio.


Los padres una vez detectadas ciertas circunstancias deben comunicarlo al instituto, que, por su parte, pondrá en marcha las medidas necesarias para que el acosado se pueda mover en una ámbito protegido y seguro. Hoy en día todas las instituciones académicas disponen de protocolos específicos de actuación frente a episodios de bullying.


Evitar a toda costa la ocultación de lo sucedido, como la normalización de actos de violencia sea cual sea. A veces los chicos o chicas ocultan lo sucedido por vergüenza, por miedo a no ser creído o entendido, pero al mismo tiempo por miedo a ser considerado entre el grupo de iguales como unos “soplón”, y os puedo asegurar que esto es mucho más frecuente de lo que se pueda imaginar.


Apoyo incondicional a los chicos y chicas víctimas de bullying, las víctimas tienen que sentirse respaldados, apoyados y protegidos por parte de la estructura familiar, de la académica y sobre todo por sus iguales, que sean los primeros en denunciar y no reforzar con el silencio o la aprobación tácita o explícita ciertos comportamientos dañinos.


Entrevista realizada por La Voz de Tomelloso

Tags :
Psicología

Compartir:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *